Universidad Alfonso X El Sabio Curso de Adaptación a Grado de Educación Infantil

logo_footer

Programación de la asignatura: La Práctica Reflexiva.

  1. Conocimientos para el desarrollo profesional docente. Teoría, tipos y estrategias de aprendizaje.

El aprendizaje es el proceso a través del cual se adquieren o se modifican habilidades, destrezas, conocimientos, conductas, hábitos y valores; como resultado del estudio, la experiencia, la instrucción, el razonamiento, la observación y la reflexión.

Este proceso puede ser analizado desde distintas perspectivas, por lo que existen distintas teorías del aprendizaje. El aprendizaje es una de las funciones mentales más importantes en humanos, animales y sistemas artificiales.

El proceso de aprendizaje es una actividad individual que se desarrolla en un contexto social y cultural. Es el resultado de procesos cognitivos individuales mediante los cuales se asimilan e interiorizan nuevas informaciones (hechos, conceptos, procedimientos, valores…), se construyen nuevas representaciones mentales significativas y funcionales (conocimientos), que luego se pueden aplicar en situaciones diferentes a los contextos donde se aprendieron. Aprender no solamente consiste en memorizar información; es necesario también otras operaciones cognitivas que implican conocer, comprender, aplicar, analizar, sintetizar y valorar.

  1. Conocimientos para el desarrollo profesional docente. Elaboración, desarrollo y evaluación curricular: la Propuesta Pedagógica en Educación Infantil.

La Propuesta Pedagógica en Educación Infantil es el proceso de toma de decisiones por el cual el profesorado de esta etapa educativa establece, a partir del análisis del contexto de su centro, una serie de acuerdos acerca de las estrategias de intervención didáctica que va a utilizar, con el fin de asegurar la coherencia de su práctica docente.

La Propuesta Pedagógica es parte del Proyecto Educativo de Centro, documento que recoge las pautas orientadoras de la acción del centro docente, es decir, las propuestas organizativa y educativa de forma integral, ya que aglutina todos los ámbitos de gestión de la escuela.

La Propuesta Pedagógica en Educación Infantil ha de entenderse como una adaptación del diseño curricular, es decir, contextualización de los objetivos y los contenidos prescritos por las administraciones educativas según la realidad y posibilidades de cada centro. Además, debe responder a los siguientes principios:

– Integrar la teoría y la práctica educativa.

– Ser el resultado del trabajo en equipo realizado por el profesorado.

– Analizar los objetivos, contenidos y orientaciones metodológicas que se describan.

– Garantizar la coherencia educativa

– Tener un carácter dinámico.

 

  1. Modelos de desarrollo profesional de los docentes.

La formación de los docentes, que ya están ejerciendo profesionalmente, recibe varias denominaciones: Perfeccionamiento, Formación continua, Formación permanente, Reciclaje, Desarrollo profesional, etc.

De todas, la más universal y, por tanto, la más utilizada, es la de desarrollo profesional. En ella se engloba tanto el concepto de formación pedagógica inicial como el de formación permanente.

Consideramos desarrollo profesional cualquier intento de cambiar los conocimientos y la práctica profesionales del docente hacia la búsqueda de la mejora de la calidad en la docencia. Este cambio va dirigido tanto a su ámbito profesional como al personal, buscando dar respuestas tanto a las necesidades individuales como a las de la propia organización. El desarrollo profesional abarca toda la vida profesional de los docentes, en donde la formación es un elemento importante de la misma. Otros elementos son: la carrera docente, el status profesional, el sistema retributivo, el clima laboral, el contexto laboral, etc.

Se proponen cinco modelos (tomados y adaptados de Francisco Imbernón, 1994) que pueden utilizar las instituciones educativas para la formación de sus docentes. Además, cada modelo presenta una alternativa diferente y gradual de la formación en el marco del desarrollo profesional docente.

  1. El maestro de Educación Infantil como profesional práctico reflexivo. Donald Alan Schön.

El concepto de Práctica Reflexiva se centra alrededor de la idea del aprendizaje a través de la experiencia.

Donald Schön (uno de los autores de referencia del desarrollo de la teoría y práctica del aprendizaje del profesional reflexivo en el siglo XX) aseguraba que el joven que acude a una universidad logrará las competencias pertinentes más en la práctica (atendiendo pacientes en el caso de estudiantes de psicología o acudiendo a las aulas con alumnos reales en el caso de futuros docentes) que lo que se pueda enseñar en las clases teóricas. O, como lo planteara John Elliot, dentro de su visión del sentido común como punto toral de su disertación: “Se puede elaborar una teoría tanto desde el punto de vista de la ciencia como desde el punto de vista de la práctica”.

Según Donald Schön, el profesional tiene que desarrollar las competencias pertinentes para la solución de los problemas propios de su “arte”, es decir, de su profesión, de su vocación, de lo que escogió como modus vivendi: “La práctica profesional reflexiva permite al docente la construcción de conocimientos a través de la solución de problemas que se encuentran en la práctica; esto conlleva la construcción de un tipo de conocimiento desde las acciones para tomar decisiones mediante la utilización de estrategias y metodologías para innovar.”

La profesión docente debe entenderse, por tanto, como una actividad reflexiva y creativa en la que, en todo caso, se incluyan algunas aplicaciones técnicas.

  1. Reflexión sobre la propia práctica docente y la cultura colaborativa.

La cultura colaborativa se aborda desde la perspectiva de la cultura institucional de la colaboración.

La cultura se puede entender como el conjunto de todas las formas y los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad se manifiesta: la lengua, costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, de vestir, las normas de comportamiento, los rituales y los sistemas de creencias. Es, en definitiva, el conjunto de toda la información y las habilidades que posee el ser humano.

La colaboración se refiere abstractamente a todo proceso donde se involucre el trabajo de varias personas en conjunto. También cuando se ayuda a una persona a hacer algo que le resulte difícil o que no pueda hacerlo. Como un aspecto intrínseco de la sociedad humana, se aplica en diversos contextos, como la ciencia, el arte, la educación y los negocios. Está muy relacionado con la cooperación y la coordinación.

En educación, la característica más común de este modelo es que los docentes colaboran en el desarrollo profesional de sus compañeros, asumiendo diferentes papeles como el de facilitadores, mentores, observadores externos o co-investigadores.

Respecto a los estudiantes, si les enseñamos a mejorar sus habilidades y capacidades colaborativas y de equipo, la mayoría de ellos desarrollarán capacidades de comunicación, participación y colaboración en sus futuros proyectos profesionales, y podrán ser mejores líderes, pensadores, creadores, etc., de modo que su nivel de compromiso con las dinámicas de trabajo en equipo facilitarán el trabajo y la consecución de las tareas y metas necesarias para alcanzar los objetivos establecidos, ya sean en lo profesional como en lo personal.

La colaboración no es, por tanto, un simple medio, sino que es una actitud, una característica de la personalidad que debe ser potenciada por todos los que intervienen en el proceso educativo.

  1. Un proceso de reflexión: los centros educativos como comunidades de aprendizaje.

Una comunidad de aprendizaje es un proyecto escolar que tiene por objetivo la transformación de los centros educativos dirigida a la superación del fracaso escolar y la eliminación de los conflictos para hacer realidad el sueño de que ningún niño quede marginado o etiquetado por su procedencia social, etnia, estatus económico, religión, etc.

Este proyecto se distingue por una apuesta por el aprendizaje dialógico mediante los grupos interactivos, donde el auténtico diálogo igualitario se convierte en un objetivo común para lograr la igualdad educativa de todos los alumnos.

La transformación está orientada hacia el sueño de la escuela que se quiere conseguir. En las comunidades de aprendizaje, la responsabilidad de enseñar no recae exclusivamente en los profesores, sino que el logro de una educación de calidad depende de la participación conjunta de las familias, las asociaciones del barrio, el voluntariado, etc. Para este fin se movilizan todos los recursos existentes que mantienen una postura abierta a la negociación y a la colaboración con las diferentes administraciones públicas y entidades privadas y la participación directa de agentes sociales tanto profesionales como personas voluntarias. El profesorado, a su vez, se compromete a aceptar su colaboración dentro del aula.

El valor de la cultura colaborativa en cada momento de la transformación hacia una comunidad de aprendizaje facilita la consecución de los objetivos propuestos. Además, es imprescindible una alta expectativa para que esta transformación sea una realidad. Sin las altas expectativas en el alumnado, las familias y el profesorado, la transformación no sería posible.

  1. El profesionalismo interactivo. Michael Fullan y Andy Hargreaves.

“La escuela que queremos” es una monografía elaborada por Michael Fullan y Andy Hargreaves sobre los propósitos educativos por los que vale la pena luchar.

Michael Fullan y Andy Hargreaves nos invitan a reflexionar sobre la responsabilidad individual de docentes y miembros de la dirección en la creación de una cultura de trabajo en equipo en el quehacer educativo que trae como consecuencia la valorización y apreciación de los docentes reales y concretos como sujetos de toda innovación educativa.

En este libro los autores presentan y analizan los problemas que es preciso superar para construir la escuela que queremos, distinta de la actual; permite entender el mundo del docente desde una perspectiva personal y profesional, y descubrir aquellas estrategias de desarrollo y capacitación docente que no subestiman lo que los docentes ya piensan, ya saben y ya pueden hacer; analiza las condiciones sociales y laborales de docentes y personal de dirección; examina la aparente paradoja entre el individualismo y el trabajo en equipo con sus ventajas y desventajas, reuniendo ideas accesibles para introducir mejoras sustantivas en las prácticas de la docencia. Con un estilo claro que surge de ideas potentes en investigación y en práctica educativa dirigidas a docentes y personal de dirección interesados en promover un cambio significativo en la escuela.

Fullan y Hargreaves proponen doce medidas para los maestros. Estas medidas no serán eficaces aisladas: se deben poner en práctica juntas, en combinación. Se complementan y dependen unas de otras. Sin embargo, cada individuo debe encontrar su forma de satisfacción particular y debe estar preparado para modificarla y adaptarla de acuerdo con sus circunstancias personales y organizativas.

  1. Reflexión e innovación educativa. La investigación-acción.

El profesorado es un elemento clave en el éxito de cualquier proceso de innovación educativa, pero también estos procesos innovadores son inseparables de los desarrollos de formación de los docentes. Precisamente, las cuestiones en torno a los escasos vínculos entre la formación de los profesores, su desarrollo profesional y las necesidades escolares constituyen una de las principales preocupaciones políticas en materia de capacitación del profesorado.

El fomento de la capacidad investigadora e innovadora en la acción didáctica es una necesidad prioritaria en la formación del profesorado, tanto inicial como permanente.

La investigación-acción, que se inscribe en el paradigma de la investigación del docente es la vía que posibilita la mejora continua de la educación y la vinculación de su teoría y su práctica.

La adecuación de la investigación-acción debe ser entendida como una forma de entender la educación y no solo de indagar en ella. La investigación-acción incluye todos los enfoques de investigación que sean participativos, basados en la experiencia, y orientados a la acción.

La investigación-acción es un método de investigación considerado como una práctica sistemática para la construcción de conocimientos y formas de conocer, tiene la particularidad de que no hay objetos, sino sujetos investigando a otros sujetos, los sujetos en principio investigados, involucrados en el problema a investigar, son a su vez actores importantes en la construcción de conocimiento: aunque con algunas diferencias entre sí en cuanto a roles, el investigador y los sujetos investigados son partícipes y coautores de la investigación.

  1. Reflexión sobre el desempeño docente y autoevaluación del profesorado.

En todo proceso de enseñanza-aprendizaje es imprescindible una autoevaluación de las prácticas que cada docente lleva al cabo, tanto en lo que se refiere a los conocimientos sobre los temas que domina, como a los métodos, estrategias y medios de evaluación que utiliza.

El medio idóneo para que el docente encuentre la motivación necesaria para aprender permanentemente, esto es, para actualizarse, es la reflexión. Sin embargo, una reflexión honesta del quehacer profesional, aunque pareciera sencillo, es lo más difícil de lograr, ya que el docente, como ser humano, tiene que adoptar una serie de actitudes personales sin las cuales ningún proceso de autoevaluación dará sus frutos.

La actualización de los docentes ha sido siempre entendida como un proceso para subsanar el déficit de conocimientos que los docentes presentaban por lo que la estrategia a seguir era la de optar por los cursos masivos, los cuales nunca terminan de alcanzar los resultados previstos dado que la temática propuesta en cada uno de ellos no abarcaba los intereses de todo el personal en formación.

Actualmente, una nueva visión induce a concebir la actualización como un proceso de formación durante toda la vida, en donde el docente pasa a ser el protagonista de los procesos de innovación y mejora educativa centrando el interés en su actitud reflexiva, ya que con ello se da lugar a la revisión del bagaje de conocimientos y competencias individuales, lo que le permitirá aceptar y trabajar por los cambios requeridos para transformar su propia práctica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s